CÓMO REMAR EN CONTRA DE LA ESCLEROSIS MÚLTIPLE

¿Qué es la Esclerosis Múltiple? De manera simple y sencilla, podemos definirla como una enfermedad degenerativa que afecta al sistema nervioso y que poco a poco va reduciendo el movimiento y las funciones vitales del individuo. Como toda enfermedad degenerativa con un adecuado tratamiento se puede paliar su sintomatología e intentar ralentizar su progreso, pero no se puede curar.

Es una enfermedad que afecta a una importante parte de la población adulta-joven (20-40 ó 50 años) y se caracteriza principalmente por la desmielinización y daño neuronal. Es una enfermedad autoinmune, es decir, es el propio cuerpo, en concreto las células inmunológicas, el que produce el daño, en este caso, atacando a las vainas de mielina que recubren las neuronas. Como consecuencia, nuestras células nerviosas pierden la capacidad de conducir adecuadamente los impulsos nerviosos y causan brotes que van ocasionando distintas discapacidades.

2hmg4gh

Los fisioterapeutas realizamos un tratamiento diario y constante contra esta enfermedad en nuestros pacientes, siempre de manera específica según el nivel de afectación de la persona.

Es muy importante reconocer los síntomas iniciales para realizar un buen diagnóstico precoz que nos permita realizar un trabajo más eficaz y preventivo. Los síntomas iniciales más frecuentes son: Incapacidad motora en uno o más miembros, alteración de la visión en un ojo, visión doble o parestesias.

Hoy en día, está demostrado y asumido que una actividad física suave y constante es imprescindible para evitar las complicaciones que pueden conllevar algunos de los síntomas de la Esclerosis Múltiple, así como para mantener y mejorar aquellas funciones que han quedado afectadas.

Los objetivos de la fisioterapia en el tratamiento de la Esclerosis Múltiple son:

1-     Reeducar y mantener todo el control voluntario disponible.

2-     Reeducar y mantener los mecanismos posturales normales.

3-     Mantener recorrido articular completo de todas las articulaciones y tejidos blandos, y enseñar al paciente y/o a sus familiares procedimientos de estiramiento adecuados para prevenir contracturas.

4-     Incorporar técnicas de tratamiento en las actividades de la vida diaria para mantener al máximo toda mejoría que se obtenga.

5-     Ofrecer consejo acerca de la utilización sensata de la energía, se debe evitar el uso de movimientos ineficientes que malgasten un exceso de energía y que puedan inhibir la función.

6-     Inhibir cualquier tono anormal.

7-     Mantener el movimiento/actividad normal a lo largo del curso de la enfermedad, para que el paciente se sienta más seguro e independiente el mayor tiempo posible, ya que, en estadíos posteriores de la enfermedad será requerida la asistencia de familiares o ayudantes.

esclerosis-multiple-4

El tratamiento para la Esclerosis Múltiple se podría reducir a tan sólo 15 minutos diarios bien aprovechados y una serie de ejercicios sencillos que requieren un esfuerzo suave. Ampliando un poco más dicha información, al comienzo, el fisioterapeuta debe evaluar el nivel de afectación y de incapacidad del paciente, para marcar unos objetivos a medio y largo plazo, y hacerle un tratamiento adecuado, para trabajar con el fisioterapeuta, para trabajar con ayuda de un familiar, si fuera necesario, y para que el paciente trabaje sólo. No es algo difícil, los ejercicios suelen ser muy sencillos, básicos y fáciles de recordar y aprender, aunque para el paciente, sí que será un trabajo duro y constante, y necesitará de la ayuda de todos; y todos podemos colaborar en ello. Recomendamos hacer el tratamiento en un espacio cómodo, fresco y tranquilo.

Para aumentar la efectividad del tratamiento fisioterápico, dentro del campo de la fisioterapia, podemos utilizar muchos tipos de herramientas, entre las cuales, está la electroterapia, pero sus resultados no han cosechado demasiados éxitos. Algo mucho más moderno y actual, utilizado desde los años 80 y respaldado por estudios científicos es la Crioterapia de Cuerpo Entero (Whole Body Cryostimulation). Es una técnica que consigue paliar y reducir la sintomatología de la enfermedad, además de aumentar el período de tiempo entre cada brote agudo de la enfermedad, ya que frena el proceso oxidativo del organismo, llegando así a “ralentizar” en cierto modo su progreso.

Un tratamiento combinado de técnicas fisioterápicas activas y pasivas con la técnica de WBC puede llegar a ser muy efectiva, beneficiosa y así mejorar la realización de las actividades de su vida diaria.

Como conclusión, si crees padecer de los síntomas iniciales por primera vez, consúltalo con un especialista y valora su importancia ya que esta sintomatología desaparecerá y aparecerá en brotes. Cuanto antes comiences el tratamiento, antes ralentizarás la progresión de la enfermedad y tendrás una mejor calidad de vida.

En la clínica egfisios puedes consultar un testimonio sobre este tema.

Además en Málaga también puedes encontrar tu sauna de crioterapia en Cryotec.

Aun sin comentarios

Write a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *