La Rotura fibrilar. Tratamiento

Ir corriendo en tu rutina diaria y de repente notar un pinchazo en la pantorrilla, simple molestia o dolor que te impide continuar y te hace cojear, ¿alguna vez te ha pasado? Esta semana en Fisioterapia Málaga nos adentramos en esta situación de rotura fibrilar parcial o total tan habitual en corredores pero posible en cualquiera de nosotros.

Los gemelos, son músculos con un mayor predominio de fibras de contracción rápida, esto significa que se contraen más rápidamente, pero que se cansan también con mayor facilidad, ya que consumen mucha energía. Esta musculatura está muy desarrollada en velocistas, los cuales necesitan una actividad muscular intensa y breve, pero en corredores, más maratonianos, caracterizados por una actividad con menor requerimiento en velocidad y más mantenida en el tiempo esta musculatura no está tan preparada y por eso se produce esta fatiga muscular que acumulada en el tiempo, sin un buen cuidado deriva en una rotura fibrilar.

Muchos son los factores que de manera puntual o acumulándose en el tiempo te han podido llevar a esta situación.

–       ¿Calentaste antes?

–       ¿Dejas a tu musculatura descansar lo suficiente?

–       ¿Realizas estiramientos?

–       ¿Sobreentrenas?

–       ¿Has sufrido algún golpe o contusión reciente?

–       ¿Has tenido alguna lesión pasada? ¿Siempre en el mismo gemelo? ¿O en los dos?

–       ¿Llevas mal calzado?

–       ¿Te hidratas correctamente?

Todas ellas son cuestiones que debes de preguntarte y plantearte para tu futura preparación física ya que son importantes para llevar un entrenamiento saludable y obtener el mejor rendimiento de tus músculos.

Las roturas musculares, dependiendo del número de fibras dañadas, se calificarán como parciales o totales.

lesiones_deportivas–       Rotura parcial: Ruptura de algunas fibras musculares.

–       Rotura total: Ruptura o sección total del vientre muscular.

En caso de no llegar a tal punto y sólo sentir una molestia o dolor, se tratará de una microrotura fibrilar, menos grave pero que merece ser considerada igualmente.

Tratamiento durante las primeras 48h

  • Aplícate frío, 2-3 veces al día, 15 minutos máximo, nunca en contacto directo con la piel, siempre con una toalla intermediaria.
  • Compresión, a modo de vendaje, siempre realizado por un profesional.
  • Tómate un descanso, deja a tu músculo que se recupere.

Tratamiento tras esas 48h:

  • Movilización de la zona como calentamiento, estiramientos y un entrenamiento muy suave. Más tarde aumentar intensidad del entrenamiento de forma gradual.
  • Si se necesita, descarga muscular y localización de las bandas tensas musculares por parte de un profesional cualificado, o incluso un tratamiento de preparación para el entrenamiento.

 

Aun sin comentarios

Write a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *